kaosenlared.net

sehansuscrito163  quedan837 Objetivo 1000 suscriptor@s! 
27 Dic 2013

El fascismo contra la historia

Escrito por  Eraikuntza
Valora este artículo
(2 votos)
La estrategia de la derecha española con respecto a la Memoria Histórica y a la producción historiográfica sobre la Historia Contemporánea del Estado Español ha evolucionado de forma paralela a su estrategia política general...

     El simposio “Espanya contra Catalunya” ha sido el último objetivo de los ataques que desde ámbitos políticos y mediáticos ultraderechistas se vienen desencadenando en el Estado Español contra la Historia como ciencia y contra la recuperación de la “memoria histórica”. Estos ataques se producen en medio de una profunda crisis económica y política que está alcanzando los límites de la irreversibilidad. Los escándalos, por otra parte, evidencian cada día el carácter estructural de la corrupción en el Estado Español con actuaciones judiciales de marcada arbitrariedad y fiscales prontos a perseguir a la disidencia política y que actúan sin embargo como verdaderos abogados defensores de corruptos y saqueadores de recursos públicos, especialmente si éstos están vinculados a familias de la oligarquía incluyendo a la familia Borbón.

   La crisis política del sistema restaurador de 1978 no ha estallado de la nada. Sus causas se encuentran ya larvadas en el origen mismo de este régimen y en el grave déficit democrático que lo caracterizó como marca de nacimiento. Déficit en la propia forma del Estado, una monarquía impuesta por el general Franco y su régimen totalitario. Déficit manifiesto también en la impunidad que regaló a los responsables del genocidio franquista y que permitió que las familias políticas de la dictadura y de su aparato de estado encontraran un rápido acomodo en el nuevo sistema. Déficit en la vertebración de un estado cuya Constitución niega el derecho a la autodeterminación a las naciones integradas en él mediante la amenaza pura y simple de utilización de la fuerza armada. Déficit democrático gravísimo, en fin, con la liquidación de la memoria histórica y aquel infame “no mirar al pasado” y  borrón y cuenta nueva.

  La estrategia de la derecha española con respecto a la Memoria Histórica y a la producción historiográfica sobre la Historia Contemporánea del Estado Español ha evolucionado de forma paralela a su estrategia política general y podemos advertir fácilmente tres fases:

-La  primera abarca el final de la década de los 70, la década de los 80 y la primera mitad de los 90. Coincide con el periodo de acomodación de las familias políticas del franquismo al nuevo sistema parlamentario de la restauración borbónica de 1978 e incluye un  proceso más largo de reorganización interna y búsqueda de paradigmas ideológicos que la definan. En este periodo la producción científica historiográfica sobre los siglos XIX y XX con temas como la Guerra Civil o la represión franquista no sufren ataques significativos desde los medios derechistas, más preocupados por su propio proceso de readaptación. Hay que señalar no obstante que los trabajos sobre la llamada Transición Política se adaptan generalmente al discurso oficial del régimen, siendo la producción más seria y crítica respecto a este periodo escasa y muy poco difundida por las grandes editoriales.

-La segunda es la de la explosión del revisionismo histórico y la producción de lo que Xosé Estévez denomina “histobasura”. Coincide con la superación de la etapa de readaptación de la derecha y el periodo conocido como aznarato. Los protagonistas de la producción revisionista son personajes ajenos a la comunidad académica y científica, que se autotitulan como “historiadores”. Están vinculados a medios de comunicación ultraderechistas como la COPE o “El Mundo” siendo su representante más conocido Pio Moa. Su trabajo es muchas veces un simple plagio de opúsculos franquistas caídos en el olvido como los de Joaquín Arrarás. La bibliografía de estos autores tiene como objetivo la rehabilitación de la rebelión militar fascista de 1936 y de la dictadura. Pese a su absoluta mediocridad encuentran difusión gracias al apoyo de círculos ultraconservadores y neofranquistas. Han servido además de preparación de la última etapa.

La tercera y última etapa es la de reacción al movimiento por la recuperación de la memoria histórica y manifiesta una creciente agresividad. Coincide con el establecimiento de mayorías neoconservadoras en Europa y el resurgimiento del nacional-populismo y con los avances de la extrema derecha en EEUU con el Tea Party. En el Estado Español con la reafirmación del carácter neofranquista del PP  y el surgimiento de UPyD como catalizador de sectores sociales descontentos con el sistema e impregnados también por elementos ideológicos del franquismo como un ultranacionalismo muy agresivo. UPyD es la versión española del nuevo nacional-populismo europeo. En esta etapa la estrategia ha pasado a ser la de criminalización de la memoria histórica. Esta estrategia  está acompañada de una bien articulada campaña mediática en la que se descalifica a los  historiadores comprometidos con esta causa acusándoles de “querer reabrir viejas heridas e incitar al odio”. Los ataques contra el movimiento por la recuperación de la memoria histórica son frecuentemente ridículos. Por ejemplo, Gustavo Bueno realizaba recientemente unas declaraciones al periódico asturiano Nueva España en la que con su característico estilo delirante acusaba a los historiadores y arqueólogos comprometidos con la búsqueda de los más de 70000 desaparecidos víctimas del franquismo de estar “obsesionados por los huesos” (en la misma entrevista este curioso personaje se permitía dudar del carácter humano de los mongoles, de los mayas y de los aztecas).

     El intento de criminalizar un simposio en el que se analizan desde una perspectiva científica las relaciones entre el estado Español y Catalunya en los últimos 300 años, es un peldaño más en esta escalada de ataques contra la Historia como ciencia. Pero dado el marcado carácter académico de este acto puede ser también otro paso más hacia un asalto contra la libertad de cátedra. No es algo nuevo ni excepcional. Nuevas Generaciones de Castellón (las juventudes del PP) han realizado ya una campaña en la que pedían que se denunciara a los profesores que según ellos “adoctrinaban” a los alumnos. Se trata de una campaña dedicada tanto a cuestionar la libertad de cátedra como  la enseñanza pública en general. Otro tanto se puede decir del informe de la Guardia Civil sobre la actividad docente de los profesores navarros.  Todo esto enmarcado en un clima de criminalización general de cualquier atisbo de disidencia política reforzado ahora con la Ley de Seguridad Ciudadana.

  Para nosotros “pensar históricamente” constituye una herramienta eficaz-la mejor herramienta-para comprender la realidad que vivimos como ciudadanos y como pueblo. Nos iniciamos en este método de pensamiento y análisis en la universidad leyendo a investigadores como Josep Fontana-a quien acusan de “incitar al odio” aquellos que diariamente vierten discursos llenos de odio y de veneno político-y de estos historiadores aprendimos como ir desentrañando el pasado y el presente. Como colectivo suscribimos y hacemos nuestras las reflexiones que han motivado la denuncia por parte de aquellos que se posicionan una vez más contra el pensamiento libre y contra los derechos políticos básicos. Los que apelan siempre a la razón de la fuerza contra la fuerza de la razón.

ERAIKUNTZA (grupo vasco de historiadores socialistas)

You have no rights to post comments